top of page

La Inquisición en el Monte Líbano (3/3)

Actualizado: 10 sept 2023

Las hogueras de la Inquisición en el siglo XVI sacudieron innegablemente a la sociedad maronita, a su clero y a sus intelectuales. El Renacimiento, iniciado en 1584 por el Colegio de Roma, propició una notable recuperación, una modernización y un innegable desarrollo apoyados a lo largo de los cuatro siglos otomanos por Francia y el Vaticano. Sin embargo, esta evolución fue acompañada de un proceso involuntario de aculturación.


Para leer (1/2) y (2/2) ir a: Parte I / Parte II

Noticias Maronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 2 de septiembre de 2023


La expulsión de los jacobitas* del Líbano a la Alta Mesopotamia en el siglo XVI provocó una conmoción cultural. La mayoría de los escribas y copistas siríacos de la Edad Media eran jacobitas e incluso abastecían a las iglesias y monasterios maronitas. Sin embargo, su lejanía no puede explicar por sí sola el empobrecimiento de la cultura durante este periodo tan fértil para la Iglesia Maronita, que aumentó su producción literaria desde su colegio de Roma (1584). En el origen de esta súbita desertización, causante de una pérdida de identidad, estaban los humos de las hogueras que consumieron en llamas la mayor parte del patrimonio literario siríaco-maronita.


Las misiones romanas


La llegada de los otomanos en 1516 puso fin al aislamiento del Monte Líbano impuesto por los mamelucos durante dos siglos. Roma pudo renovar sus lazos con los maronitas y empezar a organizar misiones en el Monte Líbano. Sin embargo, estas misiones se convirtieron en ocasiones en formas de inquisición. Las más virulentas fueron las de los padres Eliano, Bruno y Dandini, que culminaron con la quema de los manuscritos en 1578 y 1580, lo que supuso una pérdida inestimable para el patrimonio cultural y lingüístico siríaco, así como para la historia libanesa. En los manuscritos quemados abundaban las notas marginales que relataban crónicas y hechos independientes del contenido teológico. Muchas de estas notas debieron de parecerse a las de los patriarcas del Codex Rabulensis.


Aún hoy, los escasos datos históricos de que disponen los investigadores en el campo del siríaco maronita se resumen principalmente en las obras de Gabriel Barcleius, algunos poemas medievales y las notas marginales que sobrevivieron a los estragos de la Inquisición. Esta información fue utilizada por eruditos antiguos como Esteban Douaihy, Faustus Nairon y Joseph Simeon Assemani, así como por autores modernos.

Noticias Maronitas
Manuscrito siríaco en escritura estrangela

La quema


En 1578, el papa Gregorio XIII (1572-1585) envió al Líbano al jesuita Jean Eliano, acompañado por dos maronitas: el obispo Georges de Basloukit y el sacerdote Euclimos de Ehden. La misión de Eliano comenzó en el monasterio patriarcal maronita de Qannoubine, desde donde se extendió a todos los pueblos cercanos y lejanos. Las obras fueron clasificadas y divididas en dos grupos: las que había que corregir y las que había que destruir. Se reunieron enormes pilas de manuscritos siríacos en las plazas públicas y se quemaron ante los dignatarios religiosos y el pueblo.


En 1580, el padre Eliano regresó al Líbano para una segunda misión. Tras asistir al Sínodo de Qannoubine en 1580, al que también asistió el obispo jacobita de Hardin, volvió a los monasterios en respuesta a la afluencia de escritos «heréticos».


En 1596, el papa Clemente VIII (1592-1605) envió al jesuita Dandini al Líbano con el padre Bruno, acompañados por dos maronitas, Moisés Anayse y José Elián. Asistieron al Sínodo de Qannoubine en 1596, antes de embarcarse en su misión en los pueblos y monasterios de las montañas.


Un patrimonio diezmado


A pesar de la magnitud de los daños, el patriarca Esteban Douaihy había conseguido reunir, a finales del siglo XVII, un gran número de manuscritos en los que anotó los nombres de no menos de 110 copistas, según nos cuenta el vizconde Philippe de Tarazi. Tal vez se trate de la biblioteca secreta del patriarcado maronita, creada por recomendación del propio padre Dandini. Sólo los maronitas que habían estudiado en Roma y, por tanto, eran capaces de discernir entre «el bien y el mal», como él mismo decía en sus notas de viaje, podían acceder a la biblioteca.


Sin embargo, la mayoría de los valiosos manuscritos fueron llevados posteriormente por eruditos maronitas a bibliotecas europeas. Gabriel Sionita, Abraham Ecchelensis, Isaac Schiadrensis y Mikhael Hesronita se encargaron de equipar la biblioteca de París, mientras que Jean Eliano, Faustus Nairon, Estéphan Évode y los Assémani se encargaron de la Biblioteca Vaticana. Otras obras acabaron en las bibliotecas de Oxford, Cambridge, Viena, Dublín, Milán, Turín, Florencia (donde se encuentra la Rabulensis), Berlín y otros lugares, sin olvidar el gran número conservado en el Museo Británico de Londres.



Finalmente, lo que quedó en el Líbano tuvo que sufrir nuevas masacres y vandalismo. Pensemos, en particular, en la biblioteca de San Efrén Ragm en Chbenie, rica en 446 manuscritos, que ardió durante las masacres de 1840-1841. Las obras que sobrevivieron se repartieron entre el Patriarcado siro-católico de Nuestra Señora de Charfe y la Biblioteca Oriental de los padres jesuitas de Beirut.


A día de hoy, podemos ver, dice el vizconde de Tarazi, en el manuscrito Par. Syr. 225 de la Biblioteca Nacional de París, la siguiente nota escrita de puño y letra por el padre Eliano: «Este libro contiene varios errores, lo que justifica su quema». Ahora bien, este libro data del año 1476 y tiene un valor inestimable para la filología y la historia libanesas, ya que fue escrito en el Líbano, por un libanés jacobita.


El Colegio de Roma


No cabe duda de que la fundación del Colegio Pontificio Maronita en 1584, fruto del acercamiento a Roma, estuvo en el origen del renacimiento libanés desarrollado bajo el príncipe libanés Fakhredin II. La Iglesia Maronita se enriqueció enormemente con ello y, gracias a ello, el Líbano pudo desarrollarse y disfrutar de una verdadera prosperidad cultural. Este renacimiento se vio impulsado por el florecimiento de los eruditos del Colegio de Roma.


A partir de entonces, la Iglesia Maronita disfrutó de un predominio intelectual y demográfico sobre sus hermanas sirias de la Alta Mesopotamia. En 1662, invirtió por fin la acción proselitista e hizo consagrar a un obispo jacobita, André Akhijan, fundando así una Iglesia Uniata llamada siríaco-católica. Paradójicamente, esta prosperidad y apertura a Occidente condujeron a la aculturación de los maronitas y, en última instancia, a la muerte de su lengua.

Maronites
Libro bilingüe de la Misa Maronita impreso en 2005. © Amine Jules Iskandar

Aculturación


El patrimonio siríaco de los maronitas, consumido por el fuego, será sustituido por los nuevos libros impresos en Roma, libros desprovistos de todo vínculo histórico, cultural o sentimental con el pasado. Además, Roma ya no imprimirá siempre en siríaco, sino cada vez más en árabe. Por lo general, las traducciones, por muy fieles que sean, acaban traicionando la esencia del mensaje.


Aún hoy, los libros de la Misa Maronita, impresos en siríaco y árabe, revelan la inconsistencia de la traducción. El título bilingüe que llevan está anotado en siríaco como Ktovo de qourbono akh ‘iodo de ‘ito d’Antioqia de Souryoyé morounoyéé, o Libro de la Misa según el rito de la Iglesia antioquena siríaca maronita.


En la versión árabe, en la misma portada, figura Kitab al qouddas bi hasab taqs al kanissah al antaqiah al suryaniyyah al marouniyyah, es decir, Libro de la Misa según el rito de la Iglesia de Antioquía de los siriacos maronitas.


Todos los términos están ahí. Sin embargo, en la versión original, la Iglesia se define como «antioquena« y perteneciente a un pueblo cuya identidad es «siríaca maronita». En la traducción árabe, esta identidad se confiere a la Iglesia, dejando a un pueblo desprovisto de su orientación.


Las hogueras de la Inquisición en el siglo XVI sacudieron sin duda a la sociedad maronita, a su clero y a sus intelectuales. El Renacimiento iniciado en 1584 por el Colegio de Roma, condujo a una notable recuperación, modernización e innegable desarrollo, apoyado a lo largo de los cuatro siglos otomanos, por Francia y el Vaticano. Sin embargo, en el proceso de su renacimiento en Roma, los maronitas se encontraron desvinculados de sus raíces, sus orígenes y su memoria. La aculturación a la que se vieron enfrentados ya presagiaba el estado de desconcierto que caracterizaría su comportamiento ante los desafíos del siglo XX.


* Los jacobitas son siriacos occidentales, como los maronitas. Sin embargo, los maronitas son calcedonianos, mientras que los jacobitas son miafisitas. Ahora se denominan ortodoxos siríacos.

 

Para leer el texto original en francés: L’Inquisition dans le Mont-Liban (3/3)

143 visualizaciones

Comments


bottom of page