top of page

La scriptoria medieval del Monte Líbano (1/3)

La literatura medieval del Monte Líbano fue una literatura de intercambio y apertura, no sólo entre las comunidades de la montaña, sino también entre las provincias más lejanas del Oriente. Los manuscritos viajaban entre Tur-Levnon (Monte Líbano) y Tur-Abdin, pasando por Mabboug, Nisibe, Mardine, Edesa y Diyarbakir, a veces incluso hasta el desierto egipcio.


Para leer (2/3) y (3/3) ir a: Parte II / Parte III

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 29 de agosto de 2023


En la Edad Media, los monasterios del Líbano y la Alta Mesopotamia abundaban en scriptoria, donde se producían miles de manuscritos, a veces iluminados. Bajo los francos, este arte de la escritura y la pintura en miniatura se complementó con una profusión de frescos con inscripciones siríacas que adornaban iglesias, grutas y capillas. Los cientos de monjes que vivían en estos monasterios y ermitas de los valles se dividían entre calcedonianos (maronitas y rums) y monofisitas* (jacobitas).

#maronitas
Scriptorium de la abadía de Echternach representado en el «Libro de las Perícopas» de Enrique II 1002-1012 d.C. ©Wikimedia

Una cultura común


Mientras que los rums habían integrado la liturgia en lengua griega, los maronitas y jacobitas, aunque diferían en cuanto a la fe calcedoniana, practicaban la misma lengua litúrgica y el mismo rito siríaco. Menos urbanos que los rums, compartían la misma afinidad montañesa y las mismas referencias culturales. Por eso escribieron, iluminaron, pintaron y construyeron juntos. Si en el campo de la arquitectura y los frescos se encontraron en ósmosis con los francos y los rums, fue en el campo de la literatura donde su colaboración iba a dar los frutos de su particularidad creativa.


Los jacobitas, abiertos a los ricos monasterios de la Alta Mesopotamia, de Mardine a Hah, y de Nínive a Diyarbakir, disfrutaron de un notable avance cultural sobre sus vecinos maronitas, concentrados en Monte Líbano. Contaban con el mayor número de intelectuales y escritores, como Gregorios Bar Hebraeus, su hermano Bar Sauma, Dionysios Bar Salibi, Yaacouv Bar Shakako y su patriarca Miguel el Grande. Hasta la fundación del Colegio Maronita de Roma, fueron los escribas, principalmente jacobitas, quienes abastecieron las bibliotecas de los monasterios de toda la cordillera.


En su artículo sobre el rito maronita, el padre Mikhael Raggi subraya su profunda influencia en su comunidad. «Los jacobitas —dice—, y entre ellos monjes eruditos, invadieron los monasterios y las iglesias, de hecho todo el país, con sus manuscritos rituales y de otro tipo. Y sus escribas empezaron a escribir libros para los maronitas. Y los maronitas se asombraron de lo que veían en términos de ciencia y arte». Y cuando los maronitas «se dieron cuenta de la pobreza de su comunidad en comparación con los jacobitas», escribió, les tomaron prestados sus libros rituales y canónicos, haciendo los cambios necesarios para adecuarlos a sus ritos y al dogma calcedoniano.

#iglesiamaronitas
La Qadicha con sus numerosas grutas convertidas en monasterios. © Amine Jules Iskandar

Influencias jacobitas


En este ambiente decididamente ecuménico, las fronteras entre las diferentes comunidades se borraron en el seno de una literatura común, a veces en la misma biblioteca, a veces dentro de la misma obra. El manuscrito maronita de las Anáforas, Vat. Syr. 29, por ejemplo, compuesto en Chipre en 1846 por los griegos (1535 d.C.), se basaba en las anáforas de los tres obispos no calcedonianos Eliezer Bar Savta de Bagdad, Maruta de Tikrite y Tomás de Maraache. A estas tres anáforas se añadió la del patriarca maronita San Juan Marón.


Como maronitas y jacobitas formaban parte por igual de la comunidad siríaca occidental, sus libros circulaban indistintamente entre sus iglesias y monasterios, de Tur-Abdin a Tur-Levnon (Monte Líbano) y viceversa. Por ejemplo, el Sinaxario de los Santos Padres de Omid (actual Diyarbakir) se compuso en 1415 en Aqoura, en Monte Líbano. El obispo jacobita Maruta Pierre lo compró en el siglo XIX al sacerdote maronita Joseph Chárbel, aunque originalmente era una obra jacobita. En él se lee:



«Este Sinaxario de los Santos Padres (...) es propiedad eterna de la Iglesia de San Pedro en el pueblo de Ain-Qoura (Aqoura) cerca de Yanouh (...). Fue escrito por el pescador Rabban Serge, hijo del diácono Bar Sauma, hijo del sacerdote Simeón de la familia Zwein, el 25 de marzo de 1726 de Alejandro el Macedonio (1415 d.C.). En tiempos de nuestros padres: nuestro padre y corona, el respetable Mor Ignatios Behnam, patriarca siríaco de Antioquía, Mor Dioscorus Behnam, Maphrien del Oriente, y Mor Philoxinos, obispo del bendito Hardin (...). Fue ofrecido por el alma de su madre Shmona, esposa del diácono Bar Sauma Zwein (...)». (Manuscrito 34 de la biblioteca siríaca de Diyarbakir).

El término «siríaco» significaba simplemente «jacobita», ya que al patriarca maronita se le llamaba «Patriarca del Líbano». Así se identifica el origen jacobita de esta obra. Además, el colofón menciona a un «maphrien», que es un título propio de los jacobitas, correspondiente a un arzobispo.

Patriarca Maronitas
Campanario en una gruta de Qadicha. ©Amine Jules Iskandar

Ecumenismo entre siriacos occidentales


A veces, el colofón ya no se refiere simplemente a uno u otro de los dos patriarcas. Menciona a ambos a la vez, revelando el espíritu de ecumenismo entre estos dos componentes siríacos occidentales. Es el caso del manuscrito 115 de la Biblioteca Patriarcal de Bkerke, escrito por el sacerdote jacobita Juan de Hadchit. En él se afirma que «fue terminado en el año 1812 de los griegos (1501 d.C.), el 4 de marzo, en tiempos del Patriarca del Monte Líbano, Mor Peter, y del Patriarca del Oriente, el Patriarca de los siríacos, Mor Noah. Fue escrito por el humilde pescador (...) Yohanon [Juan] (...) de Hadchit el bendito en el bendecido Monte Líbano (...). Y este libro se refiere a San Juan en las tierras de Hadchit».


El patriarca jacobita es, pues, designado en esta nota como «Patriarca del Oriente» y «de los siríacos», mientras que el maronita, en este caso Simeón Pedro hijo de David de Hadat (1492-1524), es nombrado «Patriarca del Monte Líbano».


Este mismo escriba jacobita, Jean de Hadchit, fue también el autor del evangeliario de la iglesia maronita de Baalbek, que copió en el año 1803 de los griegos (1492 d.C.).


Consideremos también el manuscrito maronita más importante, el Codex Rabulensis o Laur. Plut. I. 56, compuesto en el año 897 d.C. (586 d.C.) por los siríacos occidentales antes de su separación en iglesias separadas. O el libro de los Cuatro Evangelios (Laur. III), traducido en Mabboug en 819 d.C. (508 d.C.), terminado en Edesa en 1068 d.C. (757 d.C.), luego conservado en la Qadicha antes de pasar a la Biblioteca Medicea Laurenciana de Florencia. En la página 30 se lee: «Este libro pertenece a Nuestra Señora, al monasterio de Qannoubine».


La literatura medieval del Monte Líbano fue una literatura de intercambio y apertura, no sólo entre las comunidades de la montaña, sino entre las provincias más lejanas de Oriente. Los manuscritos viajaban entre Tur-Abdin y Tur-Levnon (Monte Líbano), pasando por Mabboug, Nisibe, Mardine, Edesa y Diyarbakir, a veces incluso hasta el desierto egipcio.


* En el siglo XXI, el término utilizado para designar a los jacobitas es miafisismo, en lugar de monofisismo.

 

Para leer el texto original en francés: Les scriptoria médiévaux du Mont-Liban (1/3)

121 visualizaciones

Comments


bottom of page