Los eruditos maronitas y la génesis del Líbano moderno

Actualizado: 15 jun

La prosperidad cultural de la Iglesia maronita coincidió con el reinado del príncipe Fakhreddin II el Grande (1572-1635), que se apresuró a integrarla en el programa de construcción de su principado. Es este doble impulso, temporal y cultural, el que generó el renacimiento libanés y la génesis del Líbano moderno.



Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


Hacia finales del siglo XVI, cuando el Renacimiento empezaba a terminar en Italia, apenas comenzaba a florecer en el Líbano gracias a la fundación del Colegio Maronita de Roma, en 1584. Hasta entonces, el Líbano seguía viviendo al ritmo de la Edad Media, conservando a lo largo de los dos siglos de ocupación mameluca sus costumbres, su arquitectura y su régimen feudal, todo ello heredado del periodo franco.


Primeros contactos con Occidente


Algunos misioneros católicos enviados por Roma al Monte Líbano permitieron un mínimo de intercambio cultural, pero sólo a nivel de control de la liturgia y la teología a la manera de la Inquisición. En general, estas misiones habían terminado con la quema de cientos de manuscritos del tesoro siríaco. Sin embargo, estas relaciones permitieron el envío a Roma de un primer grupo de estudiantes libaneses, el más famoso de los cuales fue el maronita Gabriel Barcleius (1450-1516). Este último se convirtió en el primer autor importante del Monte Líbano desde el jacobita (siro-ortodoxo) de la escuela de Trípoli, Gregorio Bar Hebraeus (1226-1286). Casi dos siglos separan a estos dos hombres.


Gabriel Barcleius estaba muy influenciado por el modelo de la Inquisición católica y su obra literaria era una diatriba contra lo que Roma consideraba herejías. Sus escritos fueron sobre todo una apología del Líbano cándido y de la inquebrantable fe calcedoniana de los maronitas, en la forma poética del zajal escrito en el idioma del Monte Líbano y en letras siríacas.


Durante este periodo también se produjeron otros contactos esporádicos, sobre todo en Viena, donde se realizó la primera edición impresa en letras orientales en 1555. Conocido como el Evangelio de Widmanstadt, esta obra siríaca fue obra del canciller Johann Albrecht Widmanstadt, que la emprendió por encargo del príncipe de Habsburgo. El trabajo no podría haberse realizado sin la estrecha colaboración de tres monjes y sacerdotes de Mardin y Líbano. El resultado fue una sublime complementariedad entre el arte renacentista latino y la escritura siríaca estrangelo (monumental).


El Colegio Maronita de Roma


Pero el verdadero renacimiento libanés no comenzó sino hasta la fundación del Colegio Maronita de Roma en 1584. El objetivo de este colegio era formar a los jóvenes maronitas que, una vez que regresaran al Líbano, debían abrir escuelas, como fue el caso de Nuestra Señora de Hawka, en 1624, y posteriormente de Nuestra Señora de Ain Warqa, en 1789.


Esta prosperidad cultural coincidió con el reinado del príncipe Fakhreddin II el Grande (1572-1635), que se apresuró a integrarla en el programa de construcción de su principado. Es este doble impulso, temporal y cultural, el que generó el renacimiento libanés y la génesis del Líbano moderno. Los eruditos maronitas del Colegio de Roma, cuyos nombres fueron latinizados, desempeñaron un papel clave en la construcción del principado de Fakhreddin II.



Isaac Sciadrensis


Entre estos eruditos, Isaac Sciadrensis se convirtió en el embajador del príncipe en Francia. Y fue él quien logró obtener el título de cónsules de Francia de la familia Khazen, los primeros aliados de Fakhreddin II. Más tarde, en 1635, ante la inminente caída del príncipe, Sciadrensis defendió largamente su causa y la del principado del Monte Líbano en Europa.


Victorius Scialach Accurensis


Otro erudito maronita, Victorius Scialach Accurensis, fue embajador de Fakhreddin II en el Vaticano.


Georgius Ameira


El caso de Georgius Ameira es uno de los más interesantes, ya que este prelado, que llegó a ser patriarca de los maronitas, había compuesto, a petición del príncipe, un libro de arquitectura que trataba de la fortificación de castillos y ciudades. Su papel en el renacimiento cultural del principado fue preponderante y fue el autor de la importante Gramática Siríaca de 1596. Otros eruditos maronitas escribieron sobre botánica, agricultura e irrigación.


Abraham Ecchelensis


Fue Abraham Ecchelensis quien compuso el Manual de Lengua Siríaca para los estudiantes del Colegio Maronita de Roma. Su nombre está relacionado con su pueblo de Haqel, ya que lo menciona en su obra fechada en 1628 y que firma con el nombre de Abraham hijo de Abraham hijo de David, del bendito pueblo de Haqel, amado por Cristo.


Gabriel Sionita


Gabriel Sionita es conocido por haber sido, hasta su muerte en 1648, profesor del Collège Royal (posteriormente Collège de France). Fue él quien tradujo del siríaco al gran autor medieval Gregorio Bar Hebraeus.


Ioannes Qoriaqos Hesronita


Ioannes Qoriaqos Hesronita, natural de Hasroun, como su nombre indica, trabajó con Gabriel Sionita en la enseñanza, así como en varias obras durante el año 1619.


José Simón Assemani


José Simón Assemani (1687-1768), también de Hasroun, es el más ilustre de la dinastía Assemani y de los eruditos maronitas en general. Se le conoce como el «Gran Assemani» por haber compuesto el mayor número de obras, así como el catálogo de la biblioteca vaticana. Había trabajado y analizado cientos de manuscritos siríacos, muchos de los cuales trajo a Europa. Estuvo a cargo del Consejo Maronita de 1736 en Louaize. Este autor cuenta con varios volúmenes en su haber, como Autores católicos en lengua siríaca, Colecciones siríacas de concilios y sínodos, Libros griegos traducidos al siríaco, Los 5 volúmenes sobre las imágenes sagradas, y muchos otros.


Jacques Luna


Jacques Luna fue el primer impresor libanés. Trabajó para una de las imprentas más famosas de Europa, la de los Médici en Florencia, entre 1584 y 1596. La Biblioteca Laurenciana de los Médici conserva el manuscrito siro-maronita del Codex Rabulensis, compuesto en el año 586.


Sergius Risius


Otro famoso impresor libanés fue Sergius Risius o Sarguis Rizzi. Antes de ser elegido patriarca, había fundado la primera imprenta del Líbano y de Levante en 1585 en Qozhaya. También imprimió el Misal en Roma en 1596 con otro maronita, el erudito Ioannes Leopardus.


Ioannes Leopardus


Se supone que la imprenta siríaca de Qozhaya imprimió su primera edición en 1585 y la segunda en 1610. Aunque el único ejemplar que se conserva es el de la edición de 1610, Bassil Agoula demuestra la existencia de la edición de 1585 basándose en las descripciones de eruditos maronitas como Etienne Evode Assemani y Simon Assemani. Ambos habían mencionado diferencias importantes entre las dos publicaciones que confirmaban la existencia de la edición de 1585.


Fausto Nairon


Faustus Nairon fue un maronita nacido en Roma en 1628. Fue autor de La Fenicia Ilustrada y trabajó en la impresión del Nuevo Testamento en siríaco y del Penqidto, que enumera las fiestas según el rito de la Iglesia siríaca maronita.


Esteban Douaihi


En la elaboración del imaginario e ideal libanés, el patriarca maronita más importante después de San Juan Marón a finales del siglo VII, fue Esteban Douaihi a finales del siglo XVII, exactamente mil años después. Si el primero fundó la Iglesia estableciéndola en el Líbano, el segundo fundó su historia fijándola por escrito.


Este estudiante del Colegio Maronita de Roma, que llegó a ser Patriarca, ha recopilado la colección más completa sobre todos los aspectos del patrimonio, desde la historia hasta la arquitectura, la música, la espiritualidad, la liturgia, la teología, la iconografía y la literatura. Todos los estudios actuales en sus diversos campos se basan en su obra, que se ha convertido en un tesoro de información. Las últimas investigaciones en genética, musicología, arquitectura y liturgia están relacionadas con esta referencia esencial. Este despertar de la cultura nacional que iba a fundar el Líbano se produjo en el Colegio Maronita de Roma.

 

Para leer el texto original en francés: Les savants maronites et la genèse du Liban moderne

Para leer el texto en inglés: Maronite scholars and the birth of modern Lebanon

36 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo