Los frescos medievales del Líbano (1/2)

Actualizado: 22 may

En el corazón de las montañas libanesas, los frescos medievales del Líbano hablan de nuestra historia, nuestros gustos, nuestra sensibilidad, así como de nuestra riqueza cultural, espiritual y artística.


El fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la Iglesia de San Sharbel en Edesa, Maad.
El fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la Iglesia de San Chárbel de Edesa en Maad.

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth


Europa es famosa por sus paisajes y monumentos, incluidos los magníficos frescos medievales de las iglesias románicas. Las formas, los colores y la historia de estos testimonios de un rico pasado que dio forma a este continente son cautivadores. Y sin embargo, aquí mismo, en el corazón de las montañas libanesas, los frescos de la misma época hablan de nuestra historia, nuestros gustos, nuestra sensibilidad, así como de nuestra riqueza cultural, espiritual y artística.


El ábside de San Teodoro en Behdidet
El ábside de San Teodoro en Behdidet

Adornan las numerosas cuevas del Qadisha y el altiplano de Batroun, y se exhiben con mayor esplendor en algunas iglesias, donde sobrevivieron al tiempo, a las invasiones y, sobre todo, al devastador genocidio de los mamelucos. La mayoría de ellas se remontan a los siglos XII y XIII y cuentan la historia del renacimiento siríaco que acompañó al periodo de los estados latinos de Levante.

La Deisis con Cristo en la gloria en el ábside de San Teodoro en Behdidet.
La Deisis con Cristo en la gloria en el ábside de San Teodoro en Behdidet.

Se concentran principalmente en el territorio del condado de Trípoli. Algunos de ellos, más cercanos a la costa, especialmente en la Koura, llevan inscripciones griegas y caras de hechura clásica que indican su pertenencia a la periferia bizantina. Sin embargo, la mayoría son obra de artistas locales.


A medida que uno se adentra en el Líbano, con sus montañas y valles, sus cuevas y capillas, predomina la escritura siríaca, aunque no desaparecen los rastros del griego. En aquella época, los monjes y artistas solían ser bilingües, a veces trilingües, ya que empezaban a dominar el árabe y la lengua de los francos.

Escena del Antiguo Testamento con Abraham e Isaac en el arco del triunfo de San Teodoro en Behdet.
Escena del Antiguo Testamento con Abrahán e Isaac en el arco del triunfo de San Teodoro en Behdet.

Sin embargo, el idioma en uso siguió siendo el siríaco para los tres componentes del pueblo autóctono: los maronitas, los jacobitas (sirio-ortodoxos) y los melquitas (rum). Aunque su lengua estaba llena de sustratos cananeos y muchas aportaciones francas, su lengua escrita era el siríaco litúrgico. Esta última es la que adorna los numerosos frescos y restos de pinturas en las montañas de lo que fue el condado de Trípoli entre 1104 y 1289.

Escena de la Anunciación en San Teodoro de Behdidet.
Escena de la Anunciación en San Teodoro de Behdidet.

Cuatro iglesias ofrecen todavía colecciones bastante extensas que han logrado sobrevivir parcialmente a las vicisitudes de la historia. Todos ellos muestran un estilo siríaco local. Sin embargo, entre ellos, San Teodoro de Behdidet y San Chárbel de Maad son de estilo sencillo, mientras que San Saba de Edde y San Sergio y Baco de Kaftun tienen rostros más expresivos y elaborados.


San Pedro en San Teodoro de Behdidet. Su nombre está inscrito como "Petros" en siríaco vertical.
San Pedro en San Teodoro de Behdidet. Su nombre está inscrito como "Petros" en siríaco vertical.

San Teodoro de Behdidet


San Teodoro tiene la colección de ábsides más completa y da una idea de cómo podían ser nuestras iglesias medievales abovedadas. La iglesia es famosa por los grandes frescos de los santos caballeros Teodoro y Jorge que cubren sus muros norte y sur.


También es famosa por su Deisis que representa a Cristo en la gloria en la visión teofánica que lleva el tetramorfo o los cuatro símbolos evangélicos. Este fresco ocupa la concha del ábside con los ángeles querubines y seráficos, Santa María y San Juan Bautista. Sus nombres se escriben en siríaco vertical kruve, srouphé, Mariam, Yohanon.

Antiguas columnas jónicas en la nave de la iglesia de San Sharbel de Edesa en Maad
Antiguas columnas jónicas en la nave de la iglesia de San Chárbel de Edesa en Maad

A mitad del arco, otra escena con la Virgen de la Anunciación a la derecha y el Arcángel Gabriel a la izquierda, enmarca la concha del ábside. Este es el tema de la Anunciación, en muy buen estado de conservación. Arriba, las escenas del Antiguo Testamento ocupan el arco de triunfo según una tradición recogida por los manuscritos y otros frescos de Oriente y Occidente. A la derecha, la mano de Dios que tiende las tablas de la Ley a Moisés y, a la izquierda, la escena del sacrificio de Abraham con Isaac y el cordero sustituto. Leemos: Moshe nviyo (el profeta Moisés), Avrohom, Ishoq.

El ábside de la iglesia de San Sharbel de Edesa en Maad.
El ábside de la iglesia de San Charbel de Edesa en Maad.

En la parte inferior, en la base del muro absidal, los apóstoles y los evangelistas están de pie en una serie de arcadas sobre esbeltas columnas. Cada uno está identificado por su nombre inscrito verticalmente en siríaco en el nimbo: Petros, Paolos, Andraos, Philippos, Marcos, Toumo, Mattay, etc. Sus figuras son estereotipadas, con los mismos ojos almendrados, las mismas líneas gruesas para las cejas y los contornos de las caras. Sólo se diferencian por la barba y el color del pelo.

San Pedro en el fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la iglesia de San Sharbel de Edesa en Maad.
San Pedro en el fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la iglesia de San Chárbel de Edesa en Maad.

San Chárbel de Edesa en Maad


El mismo fenómeno de estilización se repite en San Chárbel de Edesa en Maad, en la región de Jbeil.


También aquí, las figuras que se encuentran en el ábside son bastante rígidas y escapan a la flexibilidad de las formas bizantinas, así como a los volúmenes de sus paños. Esta iglesia, construida con materiales de un templo pagano y decorada con frescos medievales, es un auténtico museo.

San Pablo en el fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la iglesia de San Sharbel de Edesa en Maad.
San Pablo en el fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la iglesia de San Chárbel de Edesa en Maad.

Sus tres naves están sostenidas por una serie de antiguas columnas jónicas, cuya base se utilizaba a veces como capitel. Entre estos numerosos tesoros, la última obra maestra se esconde detrás del ábside, en la capilla de la Dormición.


Es una de las piezas más bellas del patrimonio artístico libanés. El espacio reducido nos pone cara a cara con los actores de esta escena en la que estamos proyectados físicamente.


María yace en su lecho de muerte rodeada por los apóstoles. Pablo a sus pies, Pedro inclinado sobre su cabeza y Cristo recogiendo su alma en forma de niño envuelto, están rodeados de varios rostros que se lamentan.

Expresiones de tristeza en el fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la Iglesia de San Sharbel en Edesa, Maad.
Expresiones de tristeza en el fresco de la Dormición de la Madre de Dios en la Iglesia de San Chárbel en Edesa, Maad.

Las figuras de la Dormición de San Chárbel de Maad son estereotipadas, como en San Teodoro de Behdet, y no pueden expresar la tristeza a través de los rasgos faciales. Así, el dolor se simboliza con el gesto de la mano llevada al rostro.


Estas dos iglesias nos ofrecen ejemplos del modelo estilizado entre los frescos siríacos del Líbano. Se caracteriza por sus colores planos, sin gradaciones ni efectos de sombra. Es más vivo y flexible que el estilo siríaco de la Siro-Mesopotamia, pero es menos realista que el segundo modelo libanés influenciado por las escuelas bizantinas. Este último también constituye un arte siríaco verdaderamente local, pero aún más vivo y expresivo. Lo podemos ver en particular en San Saba de Edde y en Santos Sergio y Baco de Kaftun.

 

Leer el artículo en francés (texto original): Les fresques médiévales du Liban (1/2)


Leer el artículo en inglés: Medieval Frescoes of Lebanon — Part 1


71 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo