top of page

Maurice Gemayel, una oportunidad perdida (1/2)

En 1970, durante una sesión parlamentaria, el ministro y diputado del distrito de Metn, Maurice Gemayel (nacido en 1910), sufrió un infarto. Consternado por la clase política, ya no podía soportar la incompetencia, la indiferencia y la apatía general, al tiempo que preveía la inminente desintegración del Líbano. Fue sacado del Parlamento en camilla y falleció dos semanas después, el 31 de octubre.


Para leer la parte dos ir a: Parte II

maronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 4 de noviembre de 2023


Maurice Gemayel, diputado del norte de Metn, dirigía el Ministerio de Planificación, que había fundado en 1954 con el objetivo de revitalizar Líbano. Por aquel entonces, estaba decidido a rescatar al Líbano de lo que creía un inminente desastre catastrófico que se cernía en el horizonte. Muy respetado a nivel internacional, Gemayel fue Presidente de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, de 1965 a 1969, con sede en Roma. Como hombre de visión, aprovechó todos sus conocimientos para poner en marcha proyectos de desarrollo a escala que abarcaban el Líbano, Oriente Próximo y más allá. Sus proyectos permitieron al Líbano convertirse en un puente entre Oriente Medio, India, China y Europa.

iglesias orientales
Retrato de Maurice Gemayel en la FAO en Roma.

Escala mundial


Entre sus numerosos logros figura la Casa del Futuro. Realizó estudios sobre la transformación del desierto de Arabia en zonas agrícolas y de la ciudad de Beirut en un puerto mediterráneo para los países del Golfo. Redactó las directrices de política financiera de la República de Liberia y fue pionero de una nueva ciencia conocida como «Causometría», que pretendía ofrecer a la humanidad una nueva perspectiva en la que el Estado, o «la ley debe pasar de ser un régimen policial a convertirse en un armonizador».


Al adoptar una perspectiva global, Gemayel dejó de percibir el Líbano únicamente en su contexto local. Solía decir: «El Líbano debe globalizarse o dejar de existir». Según él, esta pequeña nación no podía sobrevivir aislada. Limitarse a su entorno sirio o árabe sería fatal. Su desarrollo sólo podría lograrse yendo más allá de las fronteras nacionales y, sobre todo, regionales. Para existir, el Líbano debe desempeñar su papel a nivel mundial y en la aventura humana.


Una acción planificada


Maurice Gemayel quería salvar al Líbano. Para ello, no se basó únicamente en la retórica y la poesía típicas de la élite política libanesa. Tenía un plan bien diseñado y elaborado para lograr este objetivo. Ante todo, era esencial acabar con la pobreza que esclavizaba al pueblo en favor tanto del sistema feudal tradicional como de un nuevo feudalismo igualmente egoísta y retrógrado. Era crucial eliminar la mentalidad de mezquindad heredada de los cuatro siglos de dominio otomano y, sobre todo, era imperativo erradicar el mito de un Líbano pobre en recursos.


El empobrecimiento del Líbano siempre ha sido artificial, como señaló Maurice Gemayel. Entre 1840 y 1860, fue el resultado de la división del Líbano en dos caimacanes. Después, entre 1860 y 1914, la gobernación autónoma del Monte Líbano se vio privada de su puerto natural, Beirut. Por último, la hambruna de 1914-1918 no fue más que un plan de exterminio basado en el empobrecimiento selectivo y el bloqueo militar. A su vez, esto implantó en la memoria colectiva la idea errónea de una inclinación hacia la emigración, percibida como el único recurso del país. Ninguna acción seria o visión clara será viable hasta que el pueblo libanés se haya liberado de este mito de la pobreza.


Como cristiano devoto, Maurice Gemayel no podía aceptar la desesperación que invadía a muchos de sus contemporáneos, profundamente decepcionados por la entidad libanesa emergente. No era así como los libaneses imaginaban su país después de tantos siglos de espera, sufrimiento, esperanza, oraciones y promesas. Gemayel no dejaba de reiterar: «Depende exclusivamente de nosotros superar esto», mientras recalcaba: «Nadie más lo hará por nosotros». Era absolutamente necesario poner fin a la política de parches y soluciones improvisadas en la que destacaba la casta gobernante, y nuestro deber era pasar a una era de planificación.


La solución concreta presentada por el Ministro de Planificación era clara y podía resumirse en tres puntos: agua, electricidad y factor humano.


patriarca maronita
La ilustración de la ciencia de la «Causometría».

El agua


El agua es la principal riqueza natural del Líbano. La presencia de un centenar de presas, lagos y centrales hidroeléctricas podría valorizar todo el territorio libanés, conocido como el Castillo de Agua de Levante. Este profundo estudio, desarrollado minuciosamente, se llevó a cabo en colaboración con varios expertos, entre ellos Albert Naccache. Se publicó en 1951 en La Planification intégrale des eaux libanaises (i.e.: «Planificación integral de las aguas libanesa»).


En los años cincuenta, Maurice Gemayel expresó su preocupación por la deficiencia de tierras agrícolas en el Líbano. En aquella época, sólo representaban 40,000 hectáreas de las 500,000 que podrían cultivarse una vez aplicado su plan.


Sin embargo, esas 40,000 hectáreas se han reducido actualmente a una fracción de su tamaño anterior, amenazadas continuamente por una urbanización desenfrenada y por canteras criminales debido a la cruel ausencia de un Ministerio de Planificación. En cuanto al almacenamiento de agua de lluvia y deshielo, se sitúa actualmente en 20 millones de metros cúbicos, a pesar de que ya debería haber alcanzado los 850 millones de metros cúbicos, 50 años después de la desaparición del Ministerio de Planificación. El único logro de este ambicioso y muy necesario proyecto para el Líbano fue la presa de Shabrouh, en el alto Kesrouan, que se finalizó en 2007. Sólo puede almacenar 8 millones de metros cúbicos de agua al año, lo que representa apenas el 1% del objetivo inicial fijado en el plan de Maurice Gemayel.


Falta de iniciativa


¿Cómo ha contribuido la clase política a nuestra situación actual? Maurice Gemayel los calificó acertadamente de «profesionales de la política». Como tales, su inteligencia les permite idear estrategias para salir airosos de situaciones difíciles. Por eso, para evitar enfrentarse a las apremiantes exigencias de la realidad y eludir la puesta en práctica de sus grandiosos proyectos, le etiquetaron juguetonamente como «el hombre del futuro», mientras seguían moldeando su aquí y ahora a su escala.


En realidad, Maurice Gemayel era el hombre del presente, mientras que ellos eran los que hundían, desplomaban y desecaban al Líbano en la mezquindad de su arcaísmo.


El amplio proyecto de los lagos planificados pretendía transformar el paisaje libanés en una riqueza de biodiversidad paradisíaca, pueblos pintorescos y campiñas, fomentando el turismo en todos los rincones del territorio.


Electricidad


Un país montañoso que disfruta de lagos de gran altitud sólo puede beneficiarse de la ley de la gravedad para generar energía limpia. Así, la energía hidroeléctrica se convierte en la segunda riqueza del Líbano, ofreciendo una gran oportunidad a una industria que podría beneficiarse de una fuente de energía muy rentable. De este modo, el Estado puede proporcionar al sector industrial una rentabilidad notable, al tiempo que garantiza un medio ambiente sano y propicio, que una vez más podría fomentar el turismo. La gestión de los recursos hídricos libaneses habría permitido un desarrollo totalmente acorde con los valores ecológicos y de sostenibilidad modernos. En consecuencia, habría mejorado la salud de los ciudadanos a todos los niveles. Además, está claro que con un suministro abundante de agua y electricidad, las rutas de transporte y las zonas públicas se habrían enriquecido con una vegetación exuberante y sistemas de transporte público, como trenes o tranvías eléctricos a lo largo de la costa, así como funiculares para conectar las regiones montañosas. Se sabe que el transporte público es uno de los principales factores de desarrollo. ¿Y si este sistema de transporte se hubiera construido respetando las especificaciones de sostenibilidad y estética?


Lebanon, Líbano
Maurice Gemayel saliendo del Parlamento en octubre de 1970.

Maurice Gemayel creía que el plan que había imaginado debía incluir una amplia descentralización, noción que consideraba crucial e imperativa. Este modelo de gobernanza empezaba a imponerse en muchos países dispuestos a adaptarse a cambios como el crecimiento demográfico y el carácter intrincado de las economías.


Sin embargo, la clase de los «profesionales de la política» se aferraba ferozmente al sistema fuertemente centralizado que les permitía salvaguardar sus privilegios y mantener para siempre a su progenie en el poder. El discurso de Maurice Gemayel sobre el factor humano iba a centrarse en este entorno feudal específico.



 

Para leer el texto original en francés: Maurice Gemayel, a Lost Opportunity (1/2)


97 visualizaciones

Comments


bottom of page