TEOLOGIA MARONITA

Por: Alberto Meouchi

La interpretación maronita de los misterios de la fe católica es lo que denominamos en este punto como Teología Maronita. No se trata, por tanto, del concepto de teología como ciencia.

La teología maronita utiliza mucho el pensamiento analógico, con un estilo lingüístico e intelectual muy peculiar y poético a la vez.

Se encuentra tapizado de un estilo apofático, con el cual puede, por vía de la negación partiendo de la afirmación (catafático) y cribado por la analogía, llegar a sublimes realidades a través de “la percepción” del misterio. El pensamiento simbólico es la esencia de la teología maronita, y, al mismo tiempo, de la auténtica forma de conceptualizar el misterio de Dios y su obrar.

Hay tres dimensiones en su teología: la dimensión vertical (u ontológica) que representa el simbolismo natural; la dimensión horizontal (o histórica) que representa el simbolismo tipológico. Y. por Cristo, en Cristo y con Cristo – lo divino se humaniza, lo eterno entra en el tiempo– la cual da origen a la dimensión de los Misterios (iniciática y sacramental), cuya fuente es la liturgia.

La teología maronita es hija y producto del concilio de Calcedonia (451). Sin él la teología maronita no hubiera tenía ninguna diferenciación con las tras iglesias siro-antioquenas.

Sin intentar abarcar toda la riqueza teológica de la tradición maronita podemos resaltar sólo algunos aspectos que nos parecen muy característicos:

- Cristología:
su cristología gira en la defensa de las dos naturalezas de Cristo (divina y humana) en una Persona Divina. Es contraria al monotelismo, aunque algunos han querido acusar a la cristología maronita como monotelita. Para un mayor desglose de esta discusión ir a la voz ORÍGENES DE LA IGLESIA MARONITA en el parágrafo “2. Maronitas y el monotelismo”.

- Eclesiología:
se centra en la fidelidad al Romano Pontífice. La Iglesia no puede estar sin Pedro. Su eclesiología se resume en el canto: “La fe de Pedro es nuestra fe, nuestra fe es la fe de Pedro; la Iglesia de Pedro es nuestra Iglesia, nuestra Iglesia es la Iglesia de Pedro”. El concepto paulino de la iglesia como cuerpo (cf. 1 Cor 10,15-17) da estructura a su estudio. La analogía del cuerpo pone de relieve sobre todo la unidad de vida.

- Dogmática:
su teología dogmática tiene como eje la Segunda Venida de Cristo. La tensión hacia el Reino de los Cielos y de la Parusía son las notas dominantes en el desarrollo de su pensamiento teológico.

- Teología Fundamental:
la metodología de la teología fundamental dista mucho de la estructura ofrecida por la filosofía helénica. Las “razones” (cf. 1 Pe 3, 15) parten del corazón, y se utiliza la simbología, a través de la poesía y del canto, para explicarlas.

- Teología Bíblica:
tanto la exégesis como la hermenéutica utilizan los esquema de interpretación judíos. Las traducciones bíblicas al arameo, sobretodo la Peshiṭto y la Diatesaron), fueron las versiones más utilizadas.

- Teología Trinitaria:
el estudio de la Trinidad parte de la Persona del Espíritu Santo, pues se considera a esta Persona Divina como la que permite comprender el actuar de Cristo y del Padre en el mundo.

- Mariología:
la maternidad divina es el punto de partida, pues sin María –la Madre de Dios– no se puede concebir la presencia de Dios en el mundo y de su obra de la Redención: desde la Anunciación hasta Pentecostés, pasando por las Bodas de Caná y la Pasión. La Madre y el Hijo se presentan siempre inseparables. Junto a la maternidad el segundo polo es virginidad María.

- Teología Sacramental:
los sacramentos son vistos como Misterios. Aquello que captan los cinco sentidos naturales son sólo la superficie de lo real. Pero con el sentido de la fe se es capaz de apreciar la presencia real de Dios en la creación. Y esto se alcanza con lo sacramentos.

- Escatología:
las últimas realidades hacen de la teología maronita una Teología de la Esperanza. Esta teología es lo que permite la fortaleza en el martirio, y la alegría en la tribulación y en las contrariedades. El estudio del “más allá" parte de la promesa del Reino de los Cielos y del encuentro con Dios, y de la posibilidad de no alcanzar dicha promesa.

- Antropología Teológica:
la clave de la antropología maronita está en el hecho de que el ser humano es imagen de Dios. Todo su estudio parte de esta realidad.

- Teología Espiritual:
el estudio de la espiritualidad maronita se funda más en la tradición que en la biblia. Es decir, en la vivencia que los santos han hecho de la Palabra Revelada en lo escrito y en la tradición. Y, en este punto, la influencia de la vida monacal y la existencia penitencial. La hipaítria y el permanecer de pie (estacionarios, estilitas) como actos de penitencia configuraron su trayectoria espiritual.

- Teología Moral:
la imitación de Cristo en su Pasión y la vivencia de la Misa y del Oficio Divino es lo que el estudio de la moral busca para poder vivir el ágape (amor desinteresado) en comunidad (cf. Hch 2, 42; 4, 32). El pecado original es visto más como una culpa que como un pecado, y el buen actuar es lo que mitiga las consecuencias que dejó esta culpa en la humanidad, pero con asistencia de la gracia sacramental. La virtud es vista más como un don, que como un esfuerzo humano. Y es en la verdad donde se expresa la buena moral.

Bibliografía:

AWIT, Michel, Les maronites: qui sont-ils? que veulent-ils?, Bkerke: Cariscript, 2000 (traducción al español sin indicar editorial ni fecha por MALAGRECA, Alicia); BEGGIANI, Seely Joseph, Early Syriac Theology with special reference to the Maronite Tradition, Revised Edition, Washington: The Catholic University of America Press, 2014; DIP, Pierre, «Maronite», en Dictionnaire de Théologie Catholique, tomo X (1928); NAAMAN, Paul, The Maronites. The Origins of an Antiochene Church. A Historical and Geographical Study of the Fifth to Seventh Centuries, Kentucky: Cistercian Publications, 2009; TAYAH AKEL, Wadih Boutros, Los Maronitas, raíces e identidad, México: Editorial Diana, 1999; TEODORETO de Ciro, Historia de los Monjes de Siria, introducción, traducción y notas de Ramón Teja, Madrid: editorial Trotta, 2008.

Ver voces:

Cómo Citar:

MEOUCHI, Alberto. Diccionario Enciclopedico Maronita. Chihuahua, Mexico: iCharbel.editorial (2019). Sitio web: https://www.maronitas.org

© Diccionario Enciclopédico Maronita

® Eparquia de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano