top of page

El genocidio blanco* 1/2

Actualizado: 11 jun 2023

Para Raphaël Lemkin, el genocidio no «implica necesariamente la destrucción inmediata de una nación» mediante asesinatos en masa, sino que puede «significar un plan coordinado de diversas acciones encaminadas a la destrucción de los fundamentos esenciales de la vida de los grupos nacionales», como «la desintegración de las instituciones políticas y sociales, la cultura, la lengua, los sentimientos nacionales, la religión y la vida económica (...), así como la supresión de la seguridad personal, la libertad, la salud, la dignidad e incluso la vida de los individuos».

Segunda parte: El genocidio blanco* 2/2

Maronitas

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 3 de junio de 2023


Entre el 17 de octubre de 2019 y el 4 de agosto de 2020, un doble cataclismo desestabilizó fatalmente el Líbano. Una población desposeída de todos sus ahorros en 2019, sometida a un colapso económico sin precedentes en la historia, sufrió en 2020 una explosión devastadora en el corazón de su capital, aniquilando todas sus instituciones. En el momento en que su moribundo pueblo más necesita la ayuda internacional, se ha impuesto un severo bloqueo, que no hace sino reforzar el dominio del ocupante pro-iraní, mientras siguen entrando miles de millones de dólares para financiar los planes de asentamiento de millones de extranjeros en su suelo.


Empobrecimiento impuesto


En 1915-1918, los convoyes que transportaban todas las necesidades básicas de los libaneses se dirigieron a Siria, dejando tras de sí hambrunas, epidemias y derramamiento de sangre. También en 1915-1918, los libaneses fueron despojados de sus ahorros en divisas extranjeras y vieron cómo su moneda local se devaluaba 20 veces. En 1915-1918, sus intelectuales fueron arrastrados ante un tribunal militar, juzgados y condenados injustamente. También en 1915-1918, jóvenes libaneses y familias enteras, que representaban hasta la mitad de la población del Monte Líbano, fueron obligados a emigrar, sumando el genocidio blanco* a la muerte que los exterminó. Pero en 1915-1918, no había población extranjera dispuesta a hacerse cargo de los pueblos, que estaban siendo vaciados. Y en 1915-1918 no existían las Naciones Unidas, ni la Convención sobre el genocidio, ni siquiera la noción de genocidio. Hoy, ¿tiene derecho el mundo que se proclama libre y civilizado a desviar su atención?


LA ONU


En diciembre de 1946, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 96, que afirma que el genocidio «niega el derecho a la existencia de grupos humanos enteros». En diciembre de 1948, adoptó la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, que define claramente el genocidio como «un crimen contra el derecho de gentes, contrario al espíritu y a los fines de las Naciones Unidas y condenado por el mundo civilizado». El problema es el enorme margen de incertidumbre que este mundo supuestamente civilizado ha fijado para los criterios que definen el genocidio. ¿Qué ocurre entonces, cuando los actores responsables son muy diversos en un mismo escenario, poniendo en peligro a la misma víctima por motivos diferentes?


La noción de genocidio fue claramente definida ya en 1944 por el judío polaco Raphaël Lemkin, que estudió detenidamente el exterminio de los armenios y de los asirio-caldeo-siríacos durante la Primera Guerra Mundial. El capítulo IX de El dominio del Eje en la Europa Ocupada ofrece una definición precisa en la que Lemkin revela una diversidad de formas de aplicar el genocidio, que no implica necesariamente el asesinato tal y como lo concebía Hersch Lauterpacht. Ante todo, implica la aniquilación de una «nación», cuya destrucción puede ser política, religiosa, lingüística o cultural.


Iglesia de san charbel
Densidad y distribución de la presencia siria en el Líbano.

El grupo nacional


Para Ernest Renan, la nación es un grupo de personas que comparten la misma comprensión del pasado y las mismas aspiraciones para el futuro. Para existir como nación, este grupo no tiene necesidad de diferenciarse de sus vecinos, ya sea por la lengua, la religión, la geografía, la etnia o la raza. Forma una nación por pura voluntad y un sentimiento común compartido. Del mismo modo, para Raphaël Lemkin, la entidad amenazada por el genocidio consiste en un grupo que él define como «minorías nacionales» o «pueblo». En otras palabras, la entidad amenazada puede ser una nación por derecho propio, o un grupo nacional distinguido por su cultura y sentimiento nacionalista.


Raphaël Lemkin define el genocidio como «la destrucción de una nación o grupo étnico». Señala que el genocidio «tiene como objetivo el grupo nacional como entidad», y se dirige contra individuos únicamente en su calidad de «miembros del grupo nacional». Para él, esto no implica necesariamente «la destrucción inmediata de una nación», a menos que se trate de asesinatos en masa, pero puede «significar un plan coordinado de diferentes acciones dirigidas a la destrucción de los fundamentos esenciales de la vida de los grupos nacionales».


El caso del Líbano


La enumeración de Lemkin de estas acciones destinadas a aniquilar grupos nacionales recuerda cruelmente el caso del Líbano en todos sus detalles. En 1944, cita «la desintegración de las instituciones políticas y sociales, la cultura, la lengua, los sentimientos nacionales, la religión y la vida económica» de estos grupos, «así como la supresión de la seguridad personal, la libertad, la salud, la dignidad e incluso la vida de los individuos».


Para nadie es un misterio que la seguridad personal, la libertad, la cultura, la salud y la dignidad de los libaneses están amenazadas. Los organismos internacionales, la Unión Europea y las organizaciones no gubernamentales niegan todo apoyo a los libaneses, mientras que la ayuda llega a raudales para ayudar a los supuestos refugiados sirios.


Entre los grupos nacionales que están sufriendo drásticamente en su conjunto, los cristianos en particular están en peligro existencial como grupo. A todas las penurias que les afligen se añade la explosión del 4 de agosto de 2020, que arrasó su capital y sus suburbios del norte, así como todas sus grandes y medianas instituciones educativas y hospitalarias, apenas diez meses después de la desaparición de sus depósitos bancarios. Este doble terremoto desencadenó una hemorragia de emigrantes idéntica a la de Kafno, la hambruna-genocidio de 1915-1918.


San Charbel
Los trastornos demográficos derivados de las guerras, las naturalizaciones masivas y la crisis actual: los cristianos menores de 20 años ya sólo representan el 22% de la población libanesa (sin tener en cuenta a los palestinos y sirios en el Líbano).

La comunidad internacional


Nos enfrentamos a una situación que ya es inhumana, en la que las drásticas restricciones impuestas por el sistema bancario mundial les están asfixiando mientras Hezbolá sigue disfrutando de sus redes y de sus diversos tráficos. Asistimos también a una avalancha de ayuda ilimitada para mantener a más de 2.5 millones de sirios en un país 18 veces más pequeño que Siria, cuyos dos millones de cristianos se han ido reduciendo exponencialmente desde el 4 de agosto de 2020.


Nos enfrentamos a esta acogida desenfrenada de Occidente a todos los jóvenes licenciados de las universidades libanesas. Nos enfrentamos a esta negativa a ayudar a los sirios a restablecerse en sus pueblos de origen y a ayudar a los libaneses a permanecer en los suyos. Nos enfrentamos a este afán por intimidar a cualquier disidente, agitando el espantajo del racismo, la islamofobia y la xenofobia como obstáculo a cualquier debate constructivo.



* «Genocidio blanco» no se utiliza aquí en su reciente definición de «genocidio contra los blancos», sino que significa «genocidio sin derramamiento de sangre», ya sea por emigración o asimilación.

 

Para leer el texto original en francés: Le génocide blanc* (1/2)


148 visualizaciones

Comments


bottom of page