La Eparquía Maronita de Francia desde la Villa des Cèdres hasta la Abadía de Saint-Pé (2/2)

Actualizado: 16 jul

Desde su sede diocesana de Meudon, situada en la Villa des Cèdres, el Eparca Maronita de Francia describe la Abadía de Saint-Pé como la «obra de su vida». Encarna la presencia de los maronitas en Francia, su integración y su mensaje misionero.


Para leer la primera parte hacer click aquí

Por: Dr. Amine Jules Iskandar

Syriac Maronite Union-Tur Levnon

Asociado de maronitas.org

Escrito para Ici Beyrouth

Publicado el 13 de julio de 2022

La abadía de Saint-Pé-de-Bigorre, en Lourdes, fundada en el año 1022, celebra su milenio en julio de 2022. Desde su sede diocesana de Meudon, situada en la Villa des Cèdres (Villa de los Cedros), el Eparca Maronita de Francia, Monseñor Maroun Nasser Gemayel, la describe como «la obra de su vida». Encarna tanto la presencia de los maronitas en Francia como su integración y su mensaje misionero.


La Casa Maronita de la Madre de la Misericordia


Adquirida por la Asociación «Autenticidad y Misión» en 2017, esta ruina necesitará varios años y millones de euros para su restauración. A pesar de este programa monumental, el obispo y su equipo han querido hacer lo mínimo para estar preparados para celebrar el milenio de esta antigua abadía benedictina, llena de significado, símbolos y visiones para el futuro.


Desde el principio, los planos del proyecto muestran el nombre de esta abadía románica que se convirtió en maronita. En siríaco Mor Potros de Bigor, y en francés Saint Pé de Bigorre: «» significa Piedra en occitano. A veces también se le llama Saint-Pé-de-Générés. Los documentos también presentan sistemáticamente el nombre de la actual misión: Baito morounoyo d'émo de mrahmonouto, o «Casa Maronita de la Madre de la Misericordia». Esto se debe a que Monseñor Gemayel, eparca maronita de Francia, ha querido mantener la tradición maronita de devoción a la Santísima Virgen, ya que esta Iglesia le ha consagrado todas sus sedes patriarcales, desde Nuestra Señora de Ilige hasta Nuestra Señora de Bkerke, pasando por Nuestra Señora de Qannoubine.


 Placa con el nombre de Saint-Pé-de-Bigorre en siríaco
Grabado antiguo de la abadía de Saint-Pé.

El Duque de Gascuña


Fundada a principios del siglo XI, esta abadía se convirtió en un importante lugar de peregrinación hasta el siglo XIII. Su ubicación es estratégica, a menos de dos horas a pie del santuario de Lourdes y en el camino de Santiago de Compostela. Pero la historia medieval cuenta que en este lugar se encontraron los restos de la cadena con la que fue atado San Pedro cuando fue martirizado en Roma.

En 1022, el duque Sanche de Gascuña, gravemente enfermo, peregrinó a estas santas reliquias. Una vez recuperado, emprendió la construcción de una iglesia en honor a los santos Pedro y Pablo. Ampliada en los siglos XII y XIII, esta abadía adquirió con el tiempo un gran renombre y fue uno de los mayores monumentos románicos de esta región de Occitania.


El obispo de las apariciones


Tras las guerras de religión del siglo XV y, sobre todo, el terremoto de 1661, la iglesia abacial tuvo que ser reconstruida, pero con unas dimensiones más reducidas. Fue restaurada de nuevo en 1822 por el obispo Laurence de Tarbes, que le añadió un seminario y, sobre todo, lanzó la primera procesión desde la abadía de Saint-Pé hasta la gruta de Lourdes, que se ha convertido en el segundo lugar de peregrinación mariana más importante del mundo. Es esta tradición, iniciada por el hombre que fue apodado «el obispo de las apariciones», la que en adelante perpetuará la comunidad maronita con todos los peregrinos y visitantes de todos los orígenes.


Placa con el nombre de Saint-Pé-de-Bigorre en siríaco.
Placa con el nombre de Saint-Pé-de-Bigorre en siríaco.

La abadía vuelve a la vida


El edificio del seminario de Saint-Pé, erigido por el obispo de Tarbes y convertido en escuela en 1966, quedó definitivamente en desuso en 1999. A partir de esa fecha, la abadía comenzó a deteriorarse y a caer gradualmente en la ruina, hasta su adquisición en 2017 por la Asociación «Autenticidad y Misión».


Para la Asociación que ya ha iniciado su restauración, el objetivo es convertirlo en un centro espiritual con un monasterio dotado de un seminario, pero también en un albergue para los peregrinos de Lourdes y Santiago de Compostela. Los planes también incluyen una casa de convalecencia y un centro cultural con un auditorio, una biblioteca y un museo. A todo esto, Monseñor Gemayel ha añadido una granja y un huerto para enseñar a los jóvenes a encontrarse a sí mismos y a reconectarse con la tierra. La vocación y la misión principal de este sitio será la de ayudar a regresar a sus fuentes y orígenes a los jóvenes «que son –dice– nuestra mayor preocupación y nuestra inquietud permanente». Para el obispo Gemayel, esta abadía será «una obra pastoral y misionera por excelencia».


Un proyecto ambicioso


El proyecto es ambicioso y abarca una superficie construida de 13,000 m2 en un terreno de 4 hectáreas. Se trata de rehabilitar un patrimonio histórico. Las fiestas del milenio darán a conocer este titánico proyecto a los visitantes, fieles y peregrinos, pero también podrán atraer a posibles donantes. Hasta entonces, la Asociación «Autenticidad y Misión» sigue completando las donaciones de algunos benefactores con préstamos bancarios.


Este proyecto, que parece excesivo, subraya y enriquece la centenaria historia de vínculos e intercambios entre Francia y Líbano. Esta amistad nació en el siglo XIII, cuando los maronitas acudieron a ofrecer su apoyo a San Luis durante la séptima cruzada, según el sitio web de la Asociación. El intercambio tendrá lugar en esta abadía maronita de Francia, a través de momentos de paz, oración, retiros y actividades espirituales y culturales. Habrá una experiencia de solidaridad y ayuda mutua, de entrega y diálogo, sin olvidar, como le gusta repetir a mons. Gemayel, el amor a la tierra que aprendemos a cultivar y respetar.


La iglesia de la abadía de Saint-Pé.
La iglesia de la abadía de Saint-Pé.

Las fiestas


Las fiestas del milenio tendrán lugar del 14 al 17 de julio en Saint-Pé-de-Bigorre, a 9 kilómetros de Lourdes. Puede consultar el programa e inscribirse en línea en: www.saintpe.fr.


El 14 de julio tendrá lugar la inauguración con una misa celebrada por Francia y Líbano. A continuación se celebrará la ceremonia de inauguración y la presentación de la exposición permanente, que durará toda la semana. Esta jornada se verá reforzada por un concierto de cantos sagrados, seguido de un espectáculo sobre los 1000 años de la abadía.


El 15 de julio se lanzará el Día de la Juventud, así como la primera parte del coloquio. La jornada terminará con una procesión hasta el santuario de Lourdes.


El 16 de julio será la continuación del coloquio, con un concierto de música clásica.


El 17 de julio, la celebración de la misa de acción de gracias precederá a la ceremonia de clausura de las fiestas. La velada estará amenizada por el espectáculo sobre los 1000 años de la abadía.


Fiestas del milenio de Saint-Pé.
Fiestas del milenio de Saint-Pé.
 

Leer el texto original en francés: De la Villa des Cèdres à l’abbaye de Saint-Pé (2/2)

17 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo