DIATESARON (διὰ τεσσάρων | ܕܝܳܐܛܶܣܰܪܽܘܢ)

Por: Alberto Meouchi

El término griego διὰ τεσσάρων (diatesarón o diatessaron, en español “a través de cuatro”; i.e. «un Evangelio realizado desde cuatro textos» | en arameo: ܕܝܳܐܛܶܣܰܪܽܘܢ dio‘ṭesarun; o ܐܶܘܰܢܓܶܠܺܝܽܘܢ ܕܰܡ̈ܚܰܠܛܶܐ, evangelion da-mĕḥallĕte, que significa “evangelio de los mezclados”), es un documento que armoniza en una sola narrativa a los cuatro Evangelios canónicos –Mateo, Marcos, Lucas y Juan, aunque su contenido estaba en una forma radicalmente alterada– escrito probablemente en siríaco nativo –o en griego– por ܛܶܛܝܳܢܳܐ (ṭeṭyono) –Taciano el Sirio (ca. 120– ca. 185).

Taciano, procedente de “Asiria” –quizá de Edesa (actual ciudad de Urfa, Turquía) o de Adiabene (en la actual Erbil, Irak)–, se convirtió al cristianismo por influencia de san Justino mártir en uno de sus viajes a Roma, y, a su regreso al oriente (ca. 170), se cree que fue cuando compiló el διὰ τεσσάρων (diatesarón).

El 5 de marzo de 1933, durante las excavaciones llevadas a cabo por Clark Hopkins entre las ruinas de una ciudad fronteriza romana, llamada Dura-Europos (actual ciudad de الصالحية [Al-Salihiyah], en دير الزور [Deir ez-Zor], Siria), situada a las orillas del Éufrates , debajo del terraplén que llenaba la calle dentro de la muralla, y que también cubría una iglesia cristiana y una sinagoga judía, se encontró un fragmento de un pergamino ahora conocido como Perganimino de Dura 24. El fragmento de dicho pergamino fue examinado por Carl H. Kraeling, quien publicó su texto en 1935, con una extensa discusión (cf. A Greek fragment of Tatian’s Diatessaron from Dura, USA: Gorgias Press LLC; 2006),y concluyó que el fragmento era una copia del διὰ τεσσάρων (diatesarón) de Taciano (Joosten, 2003).

El διὰ τεσσάρων (diatesarón) llegó a ser el texto estándar y ordinario en las iglesias siríacas, y, por tanto, entre los maronitas. Se tradujo a numerosos idiomas cristianos de la época, y se realizaron importantes comentarios a él, entre los que se puede destacar el realizado por san Efrén de Nísibe (ca. 306-373), comentario que parece haber sido conocido por el gran himnógrafo griego Romanos el Méloda (ca. 490-ca. 556); el manuscrito siríaco de este comentario fue descubierto en 1957, al que se le han ido agregando páginas faltantes hasta la fecha (McCarthy, 1994). Dado que el texto original del διὰ τεσσάρων (diatesarón) es muy difícil de reconstruir, este manuscrito de san Efrén es un testigo muy importante de él, incluso aunque recientemente se han planteado dudas en cuanto a la autoría del comentario (Lange, 2005),
DIÁCONO (ܡܫܳܡܶܫ ,ܕܝܳܐܩܽܘܢ ,ܫܰܡܳܫܳܐ) atribuyéndolo a los discípulos de san Efrén.

Además del citado comentario de san Efrén al διὰ τεσσάρων (diatesarón) sobreviven cinco manuscritos árabes armonizados del Evangelio; un manuscrito persa; la armonización latina del Codex Fuldensis (ca.541-546); algunas armonías medievales, especialmente una versión medieval holandesa, el llamado Diatessaron de Lieja (Bélgica); y catorce líneas del citado fragmento griego (ante 256-7) descubierto en Dura-Europos. Este fragmento griego pudiera sugerir un original griego, aunque algunos estudiosos hayan cuestionado su identificación diatesarónica (Johnson, 2012). Además de estos cuestionamientos, la relación del διὰ τεσσάρων (diatesarón) con otros textos bíblicos se ha convertido también en un tema controvertido.

Se ha argumentado si Taciano hizo uso del Antiguo Testamento Peshiṭto (ܦܫܺܝܛܬܳܐ), preparado –en parte, al menos– por traductores judíos. Tal vez, empero, es más seguro lo contrario, que el διὰ τεσσάρων (diatesarón) haya influido en los textos del Antiguo Siríaco y en los del Nuevo Testamento de la Peshiṭto (ܦܫܺܝܛܬܳܐ).

Sin embargo, fue un texto sumamente venerado hasta finales del siglo V (Petersen, 1994), cuando las autoridades eclesiásticas lo censuraron, no por su valioso contenido, sino a causa de su compilador, Taciano, quien incurrió en la llamada herejía del encratismo (i.e. una herejía cristiana que promovía un rigorismo ascético exagerado que llegó incluso a oponerse, radicalmente, al matrimonio). Fue tan clara la postura de Taciano que el mismo san Jerónimo, el gran conocedor de la Sagrada Escritura, lo tildó como “el príncipe de los encratitas” (Epístola 48, 2: PL 22, 494). Esto explica que, pesar de que probablemente el διὰ τεσσάρων (diatesarón) jugó un papel muy relevante en la formación del cristianismo en Edesa (Drijvers, 1984), fuera proscrito por los obispos Rabbula de Edesa (fl. ca. 411-ca-435) y Teodoreto de Ciro (fl. ca. 4 (ca. 223-ca. 458 [o 466]) y, eventualmente remplazado por la Peshiṭto (ܦܫܺܝܛܬܳܐ).

Bibliografía:

DRIJVERS, Hendrik Jan Willem, East of Antioch: Studies in Early Syriac Christianity, London: Variorum Reprints, 1984; JOHNSON, Scott Fitzgerald, «Diatessaron» y «Tatian» en FARRUGIA, Bagnall, R. (ed.), Encyclopedia of Ancient History, London: Wiley-Blackwell, 2012; JOOSTEN, Jan, «The Dura Parchment and the Diatessaron» en Vigiliae Christianae, Vol. 57, No. 2, Leiden: Brill , Mayo 2003, 159-175; LANGE, Christian, «The Portrayal of Christ in the Syriac Commentary on the Diatessaron-Subsidia Tomus 118» en Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium (Libro 616), Peeters Publishers, 2005; McCARHTY, Carmel, «Saint Ephrem's Commentary on Tatian's Diatessaron: An English Translation of Chester Beatty Syriac MS 709 with Introduction and Notes» en Journal of Semitic Supplement 2, USA: Oxford University Press, 1994; PETERSEN, William Lawrence, «Tatian's Diatesseron: Its Creation, Dissemination, Significance, and History in Scholarship» en Supplements to Vigiliae Christianiae, USA: Society of Biblical Literature , 1994.

Ver voces:

Cómo Citar:

MEOUCHI, Alberto. Diccionario Enciclopedico Maronita. Chihuahua, Mexico: iCharbel.editorial (2019). Sitio web: https://www.maronitas.org


© Diccionario Enciclopédico Maronita

® Eparquia de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano